Crema de zanahorias y lenteja roja

La receta que traigo hoy ganó de calle la votación de ayer entre las que os decidísteis a votar (que tampoco fuistéis muchas). Y la verdad es que me alegro, porque le tengo mucho cariño. Es mi primera receta vegana. Y me recuerda a una época feliz y a una serie de personas que estaban en aquel momento en mi vida y con las que compartí el éxito de copiar esta receta. Porque tengo la mala costumbre de “copiar” recetas que me han servido en algún restaurante (o al menos intentarlo) para hacerlas en casa.

Conocí Cornucopia en mis tiempos de estudiante en el Trinity College. Me llevó una muy buena amiga con la promesa de que hacían unas sopas y ensaladas que estaban realmente buenas. Resulta muy difícil comer verdura o fruta fresca por esas latitudes. Yo por aquel entonces todavía tenía la idea de que comer vegetariano equivalía a hartarse de verdurita rehogada, cosa que además no me importaba lo más mínimo (creedme, mi plato favorito son las acelgas rehogadas con un poquito de ajo, y mis hermanos y mis primos todavía se sienten resentidos por eso). Pero Cornucopia fue una revelación, un restaurante vegetariano que no servía solamente las prometidas sopas y ensaladas, sino además quiches, tartaletas, hamburguesas vegetales… y todo estupendo, fresquito y delicioso. Pero mi favorita siempre fue esta sopa, tan sencilla de preparar que no tuve que hacer demasiados intentos para clavar la receta en casa.

Crema de zanahoria y lenteja roja

INGREDIENTES:

  • 1 cebolla (opcional)
  • cilantro fresco
  • 1 kg de zanahorias
  • 250 g de lentejas rojas
  • 1 l de caldo de verduras
  • Aceite de oliva
  • Sal al gusto (opcional también, si el caldo está salado o tiene bastante sabor)

crema_zanahoria_01

Pelar y cortar la cebolla, no hace falta que sea en trozos muy pequeños. Rehogarla unos minutos con un poco de aceite. Cuando haya tomado algo de color, añadir el cilantro y rehogar un minuto más. En la Thermomix pongo la cebolla en cuartos y troceo en velocidad 6 unos segundos, bajo todo de las paredes del vaso y añado el aceite para cocinar seis minutos y medio a temperatura Varoma y velocidad cuchara. Añado el cilantro y cocino a la misma temperatura y velocidad 30 segundos más.

Uno de los secretos de esta receta y en general en toda la comida vegetariana en general es que es importante usar hierbas frescas para las recetas. La diferencia de sabor es apreciable. Es una de las cosas que me encantan de tener un pequeño rincón para las finas hierbas en el jardín, o un par de tiestos con ellas en las ventanas. Pero el cilantro es una de las hierbas que en Alemania resulta difícil de encontrar, difícil de mantener y casi imposible de plantar por tu cuenta. Así que lo que lo que suelo hacer para asegurarme de que tengo siempre algo disposible es comprar un paquete de cilantro fresco en la tienda asiática, picarlo y congelarlo en la nevera. Algo de sabor se pierde, pero sigue siendo mejor que usar la versión seca de las hierbas.

 

crema_zanahoria_02

Mientras pocha la cebolla, pelo y preparo las zanahorias. Van en trozos no demasiado grandes. Normalmente pongo zanahorias normales, pero hoy estaba en el Super de oferta un pack de zanahorias variadas, de colores como morado o amarillo. La única diferencia es que el color de la sopa queda distinto. Particularmente me gusta mucho el color anaranjado que dan las zanahorias corrientes. En la Thermo añado la zahanoria un minuto y vuelvo a rehogar a la misma velocidad y temperatura. En la olla rehogo tambíen la zanahoria unos minutos. En este punto de añade la lenteja roja y se remueve un poco para que se mezcle.

El último paso es añadir el caldo y cocer la verdura durante quince minutos. En la Thermo marco 18 minutos para dar tiempo a que el caldo se caliente un poco. Temperatura Varoma y velocidad 2. Después de la cocción, dejar enfriar un poco y hacer un puré cremoso con la minipimer o con la Thermo.

 

crema_zanahoria_03

Delicioso y más sencillo imposible…

Arroz frito con delicias

La verdad es que iba a ser una mala persona y ahora, en plena cuesta de Enero iba a sorprenderos con una receta para hacer crema de chocolate en casa. Pero dado que todo el mundo ha vuelto de las Navidades con algún kilito de más y estamos intentando comer lo más sano posible, allá voy con una receta que no cuesta más de 20 minutos preparar (5 si ya tienes el arroz precocido). De hecho este constituye un buen truco para

Arroz frito con varias delicias

INGREDIENTES:

  • 2 tazas de arroz cocido
  • Guisantes frescos o congelados
  • Maíz de lata o congelado
  • Gambas (o soja texturizada en una versión vegetariana)
  • 2 huevos
  • Aros o trocitos de pimiento rojo
  • 1 cucharada de mezcla 5 especias china
  • Salsa de soja (aprox. dos cucharadas)
  • Aceite de oliva (o algún aceite vegetal con sabor)
  • Sal, pimienta molida

Arroz frito-1

Cocer el arroz si no estaba previamente cocido. Poner en una sarten un poco de aceite. Batir los huevos ligeramente y formar una pequeña tortilla fina. En la misma sartén cortar con la paleta la tortilla en pequeños pedazos. Añadir las gambas o seitán y la verdura que esté congelada y saltearla un poco hasta que esté hecha pero no demasiado pasada. Añadir el resto de la verdura, las 5 especias chinas y la salsa de soja. Darle un par de vueltas a fuego moderado para que se mezclen los sabores. Por último, añadir las dos tazas de arroz y remover bien para que tome el sabor de la salsa.

Arroz frito-2

Si no tienes en casa 5 especias chinas preparadas, las puedes hacer tú misma con especias normales y un molinillo de café o la Thermomix. La mezcla lleva 1 cucharadita de sal, 1 de anís estrellado, 1 de cebolla en polvo o desecada, 3 granos de pimienta negra, 1 clavo, 1 cuarto de cucharadita de canela en polvo, ajo en polvo y jengibre en polvo al gusto.

Grill vegetariano

Llega el tiempo de grill, parrilla o como quiera que queráis llamarlo. Para las personas medio vegetarianas como soy yo, el grill era al principio un tormento social en Alemania: salchichas, filetes, pollo… carne a raudales. Todo lo más, tienes un par de ensaladas (en las que muchas veces también hay carne de por medio). Hasta el momento en que conocimos a nuestros vecinos vegetarianos y empezamos a experimentar con diferentes verduras y alternativas vegetarianas para el grill. Desde entonces, la mitad de nuestros grill son vegetarianos. Junto con el queso para parrilla, las verduras en distintas marinadas siempre resultan muy populares. Por supuesto, las dos marinadas que os propongo se pueden usar con otras verduras o incluso con carne, si no os convence eso de la parrilla vegetariana.

 

 

Grill-2

Alternativas a la carne y las salchichas que es lo que normalmente hace pesado a morir los grills.

 

Pimientos rojos en marinada de curry picante

INGREDIENTES:

  • Pimientos rojos
  • Pasta de curry rojo (en tiendas asiáticas)
  • 1 Yogur casero natural
  • 1 cucharada de azúcar morena
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • Sal, pimienta molida

 

Grill-3

Yogur y pasta de curry: nosotros hacemos el yogur en casa ya con el sabor a leche merengada (con un poco de azúcar, canela y cáscara de limón). La combinación de sabor dulce y picante resulta muy agradable.

Poner el yogur con el azúcar y la canela en un recipiente y mezclar bien (en mi caso, preparamos ya el yogur en casa así pero vale con cualquier yogur natural al que le pongas los dos ingredientes). Añadir pasta de curry al gusto, no quiero poner cantidades porque la tolerancia al picante es distinta en cada familia. Como orientación, cuando lo hago con los Supernenes pongo una cucharita como las de postre y cuando solamente va a haber adultos presentes, pongo una cucharada sopera.
Cortar los pimientos en cuartos y pintarlos con la salsa. Ponerlos en una fuente grande y volcar el sobrante de la marinada por encima.

 

Grill-1

El secreto de la marinada es preparar los vegetales con antelación para que pasen al menos seis o siete horas marinando. O incluso mejor un día entero. De esa manera el sabor pasa a la verdura, que queda más sabrosa y jugosa al asarse.

 

Calabacines marinados con hierbas aromáticas

INGREDIENTES:

  • Calabacines
  • 1 diente de ajo
  • Hierbas aromáticas al gusto
  • 1 cucharada de mostaza picante
  • AOVE
  • Sal, pimienta molida.

 

Grill-4

Sabores mediterráneos, esta marinada es muy popular con los alemanes que comen en casa porque les resulta exótica, pero para nosotros es muy nuestra.

Picar finito el diente de ajo y las finas hierbas. Mezclarlas con aceite de oliva, salpimentar. Cortar los calabacines en tiras a lo largo (se manejan mejor en la barbacoa) y pintar con un pincel las tiras de calabacín por los dos lados. Dejarlas reposar en un recipiente un mínimo de seis horas.

Grill-5

El calabacín es una verdura de primavera por excelencia y resulta muy sabrosa al grill.