La semana de mama: Curriculum Vitae

SB: A ver, qué ponemos…

SG: No sé, empezamos por el nombre, no?

SB: Qué tontería… todo el mundo que nos lee sabe que mamá se llama mamá…

SG: Pero no creo que eso de mamá suene muy profesional, vamos a poner SuperWoman… Lo siguiente es, ¿cuántos años tiene?

SB: No sé, ¿mamá es mayor?

SG: Pero no muy mayor, eh, todavía está en buen uso, eh, que lo que queremos es encontrarle trabajo, no que la jubilen…

SB: Eso, los que la contraten no tienen porqué saber que nosotros la queremos largar porque está hasta las narices de su trabajo y tenemos miedo de que se le ocurra quedarse en casa…

SG: Y entonces sí que se nos ha acabado la buena vida…

SB: Todavía más verdura en la mesa…

19_Comiendoverdura

Otra vez verduraaaaaa

 

SG: Nada de ir a casa de las amigas después de la escuela…

SB: ¡Deberes a diario!

SG: Vamos, que si ella no se pone a mandar currículums ya como una loca, vamos a hacerlo nosotros…

SB: Al tema, ya he puesto la dirección y el telefono…

SG:… y un manchón de tinta como un piano… esto vamos a tener que pasarlo a limpio…

SB: ¡¡¡Joooooooo!!!

SG: Venga, no te preocupes que lo hago yo luego con el ordenador. Ahora se trata de poner una lista de las cosas que hace bien…

SB: Mandar… mandar se le da como hongos…

SG: Bueno, pues pon “Durchsetzungsfähigkeit”

SB: ¿Y eso qué es?

SG: Lo de mandar pero dicho como lo dicen los mayores que no dicen nada directamente…

SB: Vale, más cosas

SG: Se le da muy bien eso de internet…

SB: Pero poner que se pasa la vida pegada al ordenador no es bueno, ¿no?

SG: Dejalo en que tiene dominio de los ordenadores, creo que con eso valdrá…

SB: ¿Idiomas?

SG: Pufff, no sé si merece la pena mencionarlo, habla tres pero los habla taaaan maaal. La pobre no hace en alemán una “ü” en condiciones.

SB: Pero ya sabes lo que dice siempre que yo me quejo de tener que hablar español…

No sabéis la suerte que tenéis de haberlo aprendido desde pequeños, que luego a mi edad ya veis que no se aprende a hablarlo en condiciones…

SG: Igual tienes razón y le pasa lo mismo a todos los adultos, venga, pon lo de los idiomas.

SB: Y ya es suficiente…

SG: No, hay que poner que ha estudiado, y mucho… Se ha pasado la vida estudiando hasta que fue mamá…

SB: Y todavía sigue, porque esas clases que da con el profesor loco son también estudiar, ¿no? Uno…, Una…

SG: Universidad… Pero como es virtual no sé si entra dentro de lo de pasarse las horas tontas en Internet.

SB: Lo dejamos fuera… Ahora habría que poner de que quiere trabajar…

SG: Ella siempre dice que de detective.

SB: Qué guay, ¿con pistola y todo?

SG: Creo que no, creo que es detective de fábrica y trabajan más que nada con microscopios.

SB: Pues yo creo que ya está…

SG: Ahora vamos a buscar una foto linda…

SB: ¿Crees que ésta en las vacaciones va bien?

FotonoCV

¿Será ésta una buena foto de currículum?

SG: Está en bikini…

SB: Yo la veo guapa.

SG: Pero me suena que en las fotos de trabajo tienes que salir vestida.>

SB: Salvo que seas modelo.

SG: Pero mamá no está como para ser modelo…

SB: Pues lleva la misma talla que myra dalagio…

SG: Pero tiene menos tetas.

SB: Pero las suyas han dado leche.

SG: Eres un pequeñajo que no entiendes nada…

SB: Y tú una sabihonda…

SG: Arggggggg

SB: Nanananana… sabi, sabihonda

SG: Mira lo que has hecho, ya viene por el pasillo. Cierra el ordenador que luego paso esto a limpio y lo mandamos.

Inadecuada

Con todas las maletas a medio deshacer (excepto la del curro, que ya la vuelvo a tener hecha) descubro que tengo una carta en el correo que me informa que me han apeado de un proceso de selección en el que estaba (vamos, una posible oferta de trabajo que se va al garete).

Y como suele suceder en este tipo de situaciones, me pregunto qué ha ido mal, que es lo que le falla a mi currículum, que es lo que me falla a mí. Me deprimo un poco, siento pena. Luego pienso que tengo suerte de tener trabajo, salud y de momento, donde caerme muerta y me siento todavía peor por sentirme mal. En días como hoy me siento inadecuada en todos los frentes. Miro mis maletas, las cosas que tengo por hacer, las que debería haber hecho, las que sé que no me va a dar tiempo a hacer

Y pienso que no sé si es que necesito otra vida o todo lo contrario, que menos es más y que tengo que empezar a dejar irse cosas de las manos para concentrarme en aquello que realmente es importante. Vivimos en una sociedad muy enferma, hace mucho tiempo que no somos, sino que tenemos… y a la hora de la verdad todos sabemos que lo que tenemos se nos puede quitar y lo importante es en realidad lo que somos.