Hacerse adulto

Desde el susto que nos dimos el verano pasado (SG se hizo una herida tirándose a la piscina y manchó un poco la braguita… y casi nos da un ataque pensando que podía ser ya la primera regla y estábamos completamente en bragas nosotros también: no le habíamos contado ninguna de las verdades de la vida, ni nosotros, ni en el colegio) llevo buscando un libro que me permitiera hablar con mis hijos sobre el tema de los cambios que van a producirse dentro de poco en sus cuerpos.

Y no podéis imaginar lo difícil que me ha resultado. Casi un año buscando, porque lo único que encontraba eran manuales basados en el sexo (que no me entendáis mal, me parece mal que los adolescentes aprendan cosas sobre el tema, pero no era eso lo que estaba buscando). Lo que yo quería era una explicación sobre todo, todo, todo lo que ocurre en este periodo y a ser posible:

Como suponéis, si estoy hablando de ello es porque al fin lo encontré: la pena es que es en alemán y lo bueno es que está escrito de una manera divertida, y fresca, muy fresca (aunque únicamente sea por la cantidad de fruta y verdura que han usado para las ingeniosas ilustraciones (todo explicado a base de plantas, verduras y objetos del día a día). El libro se llama “Kriegen das eigentlich alle?”, (traducido libremente, “¿De verdad les pasa esto a todos?”).

El libro lo hemos sacado de la Biblioteca hace un mes y ha cumplido con creces su cometido. Lo queríamos en principio sobre todo para la mayor, ya que entra estadísticamente dentro de lo posible que le toque pronto, pero hasta el peque ha encontrado algunas de las cosas que cuenta muy interesantes. Y lo que es mejor, han decidido volver a sacarlo de la Bibo con sus propios carnets. O sea, que tendremos más aventuras que contar con él en breve.

Regla para principiantes

¿De verdad me juras que va a pasarme ésto?

Y vosotros, ¿algun@ ha recurrido a algún libro en castellano que se pueda comparar a éste y que pueda recomendar también para este tramo de edad? O algún otro formato, como juegos educativos, series… ¿Qué experiencias podéis compartir al respecto?

La semana de mama: No hablemos de “eso”

SB: La noticia de la semana es que mi hermana…

SG: Como te chives pienso descabezar uno tras otro todos tus muñecos de Starwars y arrojar las cabezas por la ventana…

SB: Pero sabes que si no me chivo yo lo va a terminar contando mamá…

SG: Ya nos podía haber tocado una madre normal y no una progresista como esta, oye… En fin, está bien. Mi madre me ha estado dando clases de educación sexual… o al menos lo ha intentado.

SB: Pero, ¿cómo se te ocurre ponerte con ella a empaquetar cosas en el cuarto de baño?

SG: Porque ni en mis peores pesadillas se me habría ocurrido que iba a acorralarme e intentar explicarme lo que eran las compresas y los salva-slip…

SB: Jajajajaaaaa… Te los tienes que poner en las bragas…

SG: ¡Cállate, tarado!… Y peor todavía fue cuando me mira y me dice:

Tú sabes que cuando te venga la regla ya eres una mujer y puedes tener bebés, así que tienes que tener cuidado… ¿Sabes cómo se hacen los bebés, no?

SG: ¡¡¡Y quería que se lo contase!!!

SB: ¿Qué hiciste?

Manos

Sé perfectamente como se hace uno de éstos pero no lo cuento porque da ASCO…

SG: Decir que no se lo iba a contar porque ME DA ASCO.

SB: Ya nos podía haber tocado una madre algo menos moderna…

SG: Porque a los niños hay que contarnos siempre la verdad, pero en serio que hay momentos en que es mejor regularla, de verdad…

SB: Si te hubieras quedado como yo, empaquetando en nuestro cuarto, no te hubiera pasado nada.

SG: Ya,ya, “empaquetando”… Yo veo las cosas exactamente como las dejamos ayer. O espabilas o me parece que te terminas mudando con lo puesto. Mamá ya ha dicho que todo lo que no pongamos en las cajas lo va a lanzar por la ventana.

SB: Eso es que está un poco estresada, ya sabes, con lo de que no terminaban el piso y tal…

SG: Pero parece que esta vez va en serio…

SB: La mitad de lo que tenemos vuelve a estar en cajas…

SG: Y los de la mudanza vienen en breve…

SB: Bueno, nosotros seguiremos contando la semana que viene.

La semana de mamá: let’s talk about sex

SB: Yo creo que se lo huelen…

SG: Que no, que lo que ha pasado es que tú has traído un sufi en mates, y por eso están tan encima de nosotros repentinamente…

SB: Si tú lo dices… pero no es tan normal que de repente les haya dado el ataque de padritis aguda: están todo el santo día preguntando que cómo nos va en el cole, que si hemos hecho los deberes… y acuérdate de lo que pasó con el “Antolin”…

SG: Pufff sí, qué vergüenza, quién se iba a esperar que papá estuviera vigilándonos por encima del hombro mientras estábamos con el programa de libros de lectura de la escuela, si saben que es una cosa trillada y retrillada por padres y maestros…

SB: Pero había que buscar si tenían algo sobre el tema… eso fue buena idea…

SG: Ya, pero que papá nos pillase buscando la palabra “sexo” a sus espaldas no estuvo bien…

SB: Creo que la culpa es tuya, porque llevas desde principio de curso leyendo todo ese tema en el libro de ciencias y sin hacerle caso al ciervo…

SG: Lo importante es que reaccionó bien, es que están bien entrenados: se nota que ya han visto los dos el vídeo de “la charla”.

SB: Además de que en “Antolin” no había más que cuatro libros tontos sobre el tema… ¿Crees que si se lo pedimos de buenas a papá nos dejará buscar “human mating” en You Tube?

SG: Yo casi que no contaría con ello…

SB: Oye, ¿tú crees que ellos, cuando se encierran en su cuarto…?

SG: No hombre, ya has escuchado a la mujer del vídeo… ellos ya tienen niños, no necesitan hacerlo… ellos tienen sus citas románticas, cuando salen a cenar como esta semana y todas esas cosas…

SB: Doce años casados… Mucho tiempo…

SG: Sipe…

SB: Entonces estás segura de que no sospechan nada de todo esto que escribimos.

SG: Segura, pásame una galleta de chocolate y mira a ver qué hace mamá.

SB: No te preocupes, está buscando las cosas de manualidades y todavía va a tardar en encontrarlas…

SG: ¿Dónde las has puesto?

SB: En su sitio