La semana de mama: No hablemos de “eso”

SB: La noticia de la semana es que mi hermana…

SG: Como te chives pienso descabezar uno tras otro todos tus muñecos de Starwars y arrojar las cabezas por la ventana…

SB: Pero sabes que si no me chivo yo lo va a terminar contando mamá…

SG: Ya nos podía haber tocado una madre normal y no una progresista como esta, oye… En fin, está bien. Mi madre me ha estado dando clases de educación sexual… o al menos lo ha intentado.

SB: Pero, ¿cómo se te ocurre ponerte con ella a empaquetar cosas en el cuarto de baño?

SG: Porque ni en mis peores pesadillas se me habría ocurrido que iba a acorralarme e intentar explicarme lo que eran las compresas y los salva-slip…

SB: Jajajajaaaaa… Te los tienes que poner en las bragas…

SG: ¡Cállate, tarado!… Y peor todavía fue cuando me mira y me dice:

Tú sabes que cuando te venga la regla ya eres una mujer y puedes tener bebés, así que tienes que tener cuidado… ¿Sabes cómo se hacen los bebés, no?

SG: ¡¡¡Y quería que se lo contase!!!

SB: ¿Qué hiciste?

Manos

Sé perfectamente como se hace uno de éstos pero no lo cuento porque da ASCO…

SG: Decir que no se lo iba a contar porque ME DA ASCO.

SB: Ya nos podía haber tocado una madre algo menos moderna…

SG: Porque a los niños hay que contarnos siempre la verdad, pero en serio que hay momentos en que es mejor regularla, de verdad…

SB: Si te hubieras quedado como yo, empaquetando en nuestro cuarto, no te hubiera pasado nada.

SG: Ya,ya, “empaquetando”… Yo veo las cosas exactamente como las dejamos ayer. O espabilas o me parece que te terminas mudando con lo puesto. Mamá ya ha dicho que todo lo que no pongamos en las cajas lo va a lanzar por la ventana.

SB: Eso es que está un poco estresada, ya sabes, con lo de que no terminaban el piso y tal…

SG: Pero parece que esta vez va en serio…

SB: La mitad de lo que tenemos vuelve a estar en cajas…

SG: Y los de la mudanza vienen en breve…

SB: Bueno, nosotros seguiremos contando la semana que viene.

La semana de mama: Advent, Advent…

SG:
Advent, Advent,
ein Lichtlein brennt.
Erst eins, dann zwei,
dann drei, dann vier,
dann steht das Christkind vor der Tür.

SB: Vamos, que el domingo empieza oficialmente el que es el mejor tiempo del año aquí en Alemania…

SG: Mamá nos ha prometido que vamos a decorar la casa, que vamos a preparar el calendario de adviento, que vamos a poner el Belén…

SB: Porque lo mejor de ser una familia internacional es que nos apuntamos a todas las fiestas.

SG: Bueno, siempre que sea ecológicamente aceptable. Porque yo quería una muñeca Monster High estas Navidades y ya has escuchado a nuestra señora madre…

Es que creo que ya eres demasiado mayor para muñecas, que el año que viene vas a entrar en el instituto y una vez allí, no vas a volver a jugar con ellas…

SB: Bueno, también ha dicho que los Reyes Magos no son ella y que si ellos se compadecen de tí…

SG: Señores de Mattel, no tengo permiso para usar esta imagen y mi madre las odia absolutamente, así que no hay sospecha ninguna de que pueda estar haciendo propaganda de ellas, eh, únicamente las pongo para que mis abuelos sepan qué es lo que quiero y si estoy cargándome algún derecho fundamental de su empresa, las quitamos… Supergüeli, quiero la de los dientes largos, porfi, porfi, porfi…

Estas son las que yo quiero...

SB: Además ya has escuchado a mamá esta mañana, que tampoco quiere que nos criemos como los niños raros del barrio, que sencillamente tenemos muchas cosas y cree que con la mitad de lo que nos traen, íbamos dados…

SG: Bueno, pero ya sabes que a mamá las Navidades le ponen un poco rara todos los años.

SB: A lo mejor es que ella también está en peligro de extinción como los bichitos que nos ha enseñado esta mañana en Scientific American

SG: No hombre, no ves que papá y nosotros ponemos los recursos para que ella no se extinga… lo que haga falta mamá: si tenemos que cerrar las puertas y apagar las luces a partir de ahora para que sobreviváis tú y los pingüinos bobos del polo, lo hacemos.

SB: Vuelve pronto a casa, que estamos deseando ponerlo todo guapo para el Adviento.

La semana de mamá: Pasando olímpicamente

SG: La verdad es que mamá esta semana ha estado un poco rara… Y eso que el domingo por la mañana parecía muy contenta…

SB: Tal vez haya sido lo de montarle en la montaña rusa, ya sabes que lleva mal eso de las alturas…

SG: No creo, no te enteras de nada… lo que pasa es que se puso malita y ya sabes que cuando está enferma tiene un carácter de mil demonios… Bueno, no sólo cuando está enferma… Pero en este caso sí que creo que era la enfermedad… Porque muy normal no estaba, mira que alegrarse de que a Madrid no le hayan dado las Olimpiadas

SB: Decía algo de que hubiera sido mucho jaleo y que el horno no está para bollos… Vaya susto me dí, me ví toda la semana desayunando cereales con leche, pero al final se debió de arreglar el horno, porque hizo muffins…

SG: Que no, que no, que no va por ahí la cosa, que simplemente piensa que es una vergüenza que cobrando lo que cobran, nuestros políticos hablen inglés peor que el Superabuelo…

SB: Nooo, nadie puede hablar inglés peor que Superabuelo…

SG: Tu mira el video……

SB: Guauu, no me extraña que la pobre se pusiera mala del susto… o del mal café, porque no se puede relajar mientras lo toma si repite que ella gana diez veces menos de lo que gana esta mujer hablando tres idiomas, con carrera y doctorado…

SG: Pobre mami… a lo mejor fue lo del palacio inglés… que dice que como dejamos siempre abierta la puerta de par en par cuando bajamos a jugar, cualquier día se nos cuela alguien tambien aquí. Tal vez la diarrea le entró del susto.

SB: Y encima hoy que ya estaba recuperada, va y mata a un cliente…

SG: ¿Cómo que mata a un cliente?

SB: Pues eso, lo que le ha dicho a papá: “Hoy se me ha muerto un cliente…”

SG: Pero eso no significa que lo haya matado ella, animal…

SB: Y yo qué sé, jolines…

SG: Serás tonto…

SB: Schusssss, cállate que viene… Sal del blog y pon otra vez el juego de los marcianitos…

SG: Pero la semana que viene seguimos… ya entiendo porque le gusta a ella tanto esto de blogear…