La semana de mamá: El sistema educativo alemán

SG: Venga, espabila y déja de jugar a la consola que tenemos tajo.

SB: ¿Y eso?

SG: Mamá ha organizado un post conjunto con Madre Reciente y como tiene otras cosas que hacer nos ha dicho que lo escribamos nosotros…

SB: ¿Y sobre qué tema?

SG: El sistema educativo en Alemania…

SB: Ah, bueno, se supone que en eso somos expertos… ¿Empezamos con Rita?

SG: Hombre, creo que primero tenemos que empezar con contar quién es Rita… Digamos que el sistema educativo es como en España obligatorio desde la escuela, es decir, a los seis años…

SB: Pero claro, las madres tienen que ir a trabajar antes y está el Kindergarden a partir de los tres años…

SG: Y si tu madre tiene que aprender alemán rápido como la nuestra, pues tienes la posibilidad de quedarte en una Krippe o con una Tagesmutter.

SB: Y cómo la traducción de Krippe es “pesebre” y la de Tagesmutter “madre de día” está claro lo que eligió nuestra mamá para nosotros.

Aunque a veces parezca que de verdad os habéis criado en un pesebre…

SG: Bueno, no nos grites… en fin que decidió por eso y porque el número de niños por cuidadora era bastante mejor para la Tagesmutter que para la Krippe…

SB: Y ahora sí que puedo decir que Rita fue nuestra Tagesmutter durante tres años hasta que pasamos a la guardería, ¿no?

SG: Ahora sí se entiende… Rita nos tenía en su propia casa unas horas, hasta un máximo de nueve, con un máximo de cuatro niños en un ambiente familiar…

SB: A las Tagesmutter les exigen hacer cursos durante tres años para calificarse, está todo regulado…

SG: La krippe es más parecida a la guardería. Ahora han surgido muchas plazas nuevas porque desde hace un par de años por ley es obligatorio que si los padres quieren, les den una plaza pública o concertada a partir de que su hijo cumpla un año…

SB: Antes era a los tres años, cuando entrabas en el sistema de Kindergarten o guarderías

SG: El Kindergarten está separado de la escuela y tiene una estructura de juego libre para el aprendizaje…

SB: Y mucho aire fresco: llueva, nieve o haga calor, muchas horas del día son en el patio…

SG: Y lo de la lluvia no es broma: mirad qué modelitos que nos ponen antes de echarnos al barro…

Jungs im Regen

Foto: M. Muecke (www.kankuna.de)

 

SB: Cada guardería tiene un programa educativo distinto y los padres pueden elegir libremente cuál les cuadra dentro del sistema de plazas que hay. 

SG: Aunque mamá siempre se ha quejado de que el sistema de elección en las privadas es más bien opaco y huele a tongo.

SB: En la nuestra se trabajaba por rincones: había un rincón de construcciones, uno de juego, uno de pintar.

SG: Y cada niño podía elegir libremente en que rincón iba a estar ese día hasta la hora de ir a la calle.

SB: Pero se asume que la guardería no es el lugar para aprender a leer o escribir, que a esa edad son necesarias otras competencias sociales y motrices…

SG: Eso le parece a mamá un sistema mejor que lo de atar a críos de esa edad a la pata de una mesa y ponerles a hacer fichas de colores… hay ratos en que los niños que lo desean pueden colorear, pintar y hacer garabatos, por supuesto, pero no es una obligación…

SB: Ah, esos sí que eran buenos días

SG: A tí no te gusta el cole eh…

SB: Bueno, al principio no me importaba, se empieza con seis años y te hacen una gran fiesta en la que te regalan un cucurucho enooorme lleno de cosas

SG: Y lleno de dulces si no tienes una madre como la nuestra.

SB: Pero después hay que hacer muchas cosas, ejercicios todos los días…

SG: A mí no me importaba hacer cosas

SB: Tú siempre has sido un poco empollona…

SG: Bueno, es que lo malo que tiene el sistema alemán es que con diez años separan a los que van a ir al Gymnasium, que quiere decir Instituto, de los que van a otras escuelas menores. Y para ir al Instituto se necesita un notable de media…

SB: Y yo lo llevo un poco de culo pero dice la profe que no es porque no pueda, que es porque me distraigo con una mosca volando…

SG: En nuestro colegio no hay deberes, pero lo que sí piden es que termines los temas en casa que no has completado en clase y tú la verdad es que traes el cuaderno lleno de cruces…

SB: Mamá siempre dice que aquello parece un cementerio.

SG: Pero no te desanimes, a lo mejor consigues el notable y además mamá dice que es demasiado estrés para niños de nuestra edad, que ella preferiría estar en uno de los Bundesland donde la separación se hace con doce o trece años…

SB: Yo lo intento. Y si no lo consigo siempre hay segundas oportunidades.

SG: Pero para eso tienes que trabajar más y emplear más años…

SB: Bueno, a la hora de la verdad si termino siendo médico o ingeniero nadie me va a pedir los papeles de las notas que saqué en el tercer curso de primaria…

SG: Simplificando: el que va al instituto luego puede elegir entre hacer un exámen parecido a la antigua Selectividad española o estudiar algo parecido a un tercer ciclo… con trece años se vuelve a evaluar si te corresponde seguir en el instituto o es mejor pasarte a una escuela con menos rendimiento…

SB: … o viceversa, eh… Los que no van al instituto reciben a los catorce años más o menos un título de finalización de estudios primarios y luego suelen empezar un aprendizaje para un oficio. Aquí es algo muy práctico: dos días a la semana tienes clases y el resto empiezas a currar en una empresa de verdad e incluso te pagan algo por ello…

SG: Existe un sistema paralelo para aquellos críos que no alcanzan unos mínimos, una especie de escuelas de refuerzo que van más despacio.

SB: Ves, hay muchos que van peor que yo… 

SG: Pues este es el resumen de lo que da el sistema educativo alemán de sí.

SB: Os hemos explicado más o menos el modelo sajón que es el que padecemos en casa, pero más o menos son todos iguales, con los cortes puestos a edades más razonables o menos…

 

 

SW, contestando a las aclaraciones que le pide MR:

1/ Sobre precios: El precio de la Tagesmutter es el mismo precio que tiene la guardería, al menos en mi ciudad: lo para el mismo organismo y son precios muy subvencionados en el sistema público: no tengo precios actuales y mis hijos ya pasaron hace un lustro por allí, pero para que os hagáis una idea por el segundo hijo se paga 50% y el tercero va de gratis.

2/ Lo de que los separen a los diez años no le gusta a nadie de las personas con las que he hablado con el tema, incluídas las profes y mi vecino que es preboste del Ministerio de Educación provincial… es uno de esos grandes misterios del planeta por qué se perpetúa algo así y no se cambia cuando no les gusta a nadie.

3/ Sin embargo el sistema de Ausbildung (la FP) es una gozada. Se cobra algo, una miseria, pero se cobra. Y generalmente se va cobrando más según pasan los anos de aprendizaje, no es lo mismo un Azubi de primer año, que uno de tercero. Ah, en muchas empresas, si eres bueno, tienes el contrato garantizado al terminar tus estudios…

Advertisements

Pegida Blues

Me gustaría saber el alemán suficiente para mandarle esta carta tal como está escrita, con sus quiebros y requiebros en mi lengua natal al manifestante medio de Pegida. Mis profes de alemán siempre me dicen que tengo una manera de expresarme particular, casi poética… y faltas de ortografía que no comete ni un niño de diez años. Llegué tarde a esta lengua, que por otra parte siempre me ha encantado. Y por eso muchas veces alguna gente se piensa que mi falta de ortografía es falta de cultura. O falta de esfuerzo. O falta de integración. Y no es verdad. Amo este país, amo esta cultura con el amor de los niños adoptados que saben desde el principio que lo son y han aceptado plenamente a la familia que les acoge y la aman por eso, porque han sido acogidos y amados en ella como uno más desde el principio.
Por eso me duelen los movimientos como Pegida, porque me dejan una herida en el alma. Porque creo que se aprovechan de que conmigo juegan con ventaja: no les apoyo, no les comprendo, pero como decía Voltaire, sería capaz de dar mi vida porque expresen sus ideas libremente. Pero es que su idea es aniquilar lo distinto. No me engañan con eso de la “islamización” de Alemania. Basta con viajar un poco para darse cuenta de que la Aldeíta es uno de los rincones menos islamizados de este país. Me da en la nariz que por ahí es por donde se empieza y como dijo el pastor Niemöller en aquel sermón de Semana Santa que creo que tendría que leerse como parte del currículo en todas las escuelas, si no hablo ahora cuando vengan a por mí será demasiado tarde.
No creo que la mayoría de las personas que se manifiestan los lunes en la Aldeíta de verdad hayan considerado el puchero de m… que están removiendo. Creo que la media son ciudadanos con miedo. Miedo porque cuando no se conoce lo diferente todo son estereotipos.
El miedo es libre, es también muchas veces irracional y me parece un sentimiento humano expresarlo. Pero el problema amigos, es que estáis caminando entre bestias. Y vosotros a lo mejor no váis a hacer nada, ni se os ocurriría implicaros en la violencia. Pero las bestias se sienten apoyadas por la masa. ¿Cuánto tiempo creéis que va a pasar antes de que la cosa estalle? ¿Antes de que uno de esos bestias beba una copa de más y se sienta apoyado por 15.000 personas para partirle la cabeza a alguien? ¿O para que algún extranjero se sienta amenazado y responda con violencia desproporcionada a toda esta locura? Yo también tengo miedo y a lo mejor soy culpable por callármelo, por no salir a la calle y contaros ese miedo que las personas de buena voluntad tenemos…
Hace un par de meses mataron a una estudiante de un golpe en la cabeza por haber mostrado coraje civil y haberse opuesto a un matón que estaba molestando a unas crías. En su momento no hablé del tema porque en ciertos casos me parece que los temas “de actualidad” hay que dejarlos reposar antes de tocarlos. Pero ahora me viene a la cabeza porque Tugce era una de estas personas islámicas que parece que van a estropear vuestro bonito país. Era de origen turco y su familia es de religión islámica. Y a pesar de ello, sacó pecho, dió la cara y acabaron con su vida por ello.

En mi mundo no hay diferencia por razas, no ha diferencias religiosas, ni de nacimiento, ni de color… en mi mundo hay personas. Y si tuviera que hacer una única división entre ellas, sería entre las personas que procuran hacer lo mejor para todos en su entorno y las que no. Si la Alemania del futuro está entre lo que representa Tugce y lo que representáis vosotros, tengo muy claro que es lo que prefiero para mí y para mis hijos.

2014_48: Agradecimientos

Esta semana tengo que ir rapidito, rapidito porque tengo mucho que hacer. Y puede que ese sea mi primer agradecimiento:

  1. Agradezco que estas semanas tengo mucho que hacer en el trabajo. Cuando una está ocupada tiene menos tiempo para comerse el tarro y se concentra en lo esencial: donde va a dormir, si los Supernenes están colocados en algún sitio y si andas al día con el blog y con todos los grupos de fotos…
  2. El segundo punto bueno es que me he librado de una huelga de pilotos de avión por un pelo… probablemente pueda cumplir todos mis compromisos laborales esta semana (siempre que no haga huelga el tren).
  3. Y me he dejado lo mejor para lo último: poder quedar con una amiga en Berlín, que siempre es un lujazo y más lujazo todavía cuando la amiga es de Málaga y se están helando de frío. Qué bien que me lo he pasado, qué bien poder charlar en un rato sin preocuparme de si está bien lo que estoy tratando de decir y qué pena que no nos ha dado el rato para más…
66_Smellslikelillies

Ni velas de Adviento he comprado, velas de las normalitas y vamos que chutamos…

La semana de mamá: de campaña electoral.

SG: Como decíamos ayer…

SB: ¿Ayer? Pero si hace una semana que no contamos nada…

SG: Es una manera de hablar, un recurso literario, vamos…, como el sujeto y el predicado. Ya te enterarás cuando llegues a la cuarta clase.

SB: Que no, que lo sé, que la que no lo sabes eres túuuuuuu

SG: Schuuuuuussss, calla, o ¿quieres que nos pille en plena accion como la semana pasada?

SB: Venga vale, ¿de qué vamos a hablar hoy?

SG: Pues de como esa supuesta normalidad y tranquilidad alemana que sale en los periodicos españoles está patas arriba porque tenemos campaña electoral…

SB: Jaja, es muy gracioso, mucha tranquilidad, mucho seguir las reglas, pero al final le pintan las orejas de burro a la cancillera si tienen oportunidad… Mira:

Foto0124

SG: Cool!… Aunque supongo que a mamá le parecerá mal, en este tipo de cosas la pobre es un poco aguafiestas…

SB: Es una pesada, no deja de repetir no se que de que tenemos principios y no queremos hacerles publicidad a los políticos… cuando a mí me da igual… yo lo que quiero es que me den caramelos y globos…

SG: Si además tampoco están por aquí tan a menudo… ¿Tú les has visto en los últimos cuatro años? Bueno, igual ni te acuerdas, pero yo me acuerdo y no los he visto…

SB: Yo sólo sé que me gustaría tener menos principios de esos y más globos… Aunque a lo mejor eso del vandalismo de los carteles electorales en el fondo no le disgusta del todo. El otro día le escuche decir que

“le producía una perversa satisfacción ver que los del NPD ya no pueden colgar los carteles más alto sin que se los pinten…”

SG: ¿Cómo has hecho eso? ¿Puedo poner lo que escribo yo también de color azul? Síiiiii… Que es que esos son los malos, ¿recuerdas? Los que dicen que nosotros no somos alemanes…

SB: Mira, naranjaaa… Es que yo no soy alemán, soy español, español, español…

SG: Ya, pero es como con la nueva Miss America, llevamos tanto tiempo aquí, que es como si fuéramos de la casa…

SB: Aparte de que estoy seguro de muchos de los que nos critican igual saben menos alemán de lo que sabemos nosotros… porque todo eso del sujeto y del predicado, tiene pinta de ser mortal…

SG: Hablando de eso, yo tengo que ponerme a estudiar para un exámen…

SB: Pues por hoy lo dejamos… Además seguro que enseguida se pasa mamá a ver que andamos haciendo…

SG: No creo, está ocupada en la tableta, mirando fotos en Flickr.

SB: A mí me sigue dando un poco de mal rollo lo de escribir a sus espaldas…

SG: Pues no sé porqué… recuerda que ella se ha pasado años escribiendo a las nuestras. A mí esto me mola… ¿Crees que deberíamos hacernos también un twitter?