Inseguridad Social

En el último mes me han llegado un par de casos por diversas redes sociales que me recuerdan que aquello de que la crisis ha pasado todavía parece no haber llegado a los ciudadanitos de a pie. O quizá dicho de otro modo: parece que estamos vivos, pero hemos dado una pierna y un brazo por el camino. Y si estuviéramos todos igual de jorobados, creo que la mayoría lo entenderíamos: nos hemos enfrentado a un tigre y nos ha mordisqueado un poco. El problema es que el ciudadanito de a pie tiene cada vez más la sensación de que el “bwana shaib” político nos ha lanzado por delante de los leones y él ha salido de rositas y sin ganar ninguna enseñanza de todo el tema.

Empecemos por esta, leída hace poco en twitter…

Bronquitis

 

Me fallan las palabras. Me parece de una cortedad supina por parte del empleador. Vale que puede que exista mamoneo con el tema de las bajas laborales, pero la bonquitis es una enfermedad que normalmente tiene origen vírico y por lo tanto por “ganar” una jornada de trabajo de esta mujer están exponiendo a todos los demás empleados y a los clientes a un proceso infeccioso… Aquí es donde se agradece que en Alemania lo tengan claro y que piensen que como se ha de pagar también la baja de los demás trabajadores que contraigan la enfermedad, los virus se dejen donde corresponden, que es en casita, sin que el empleador pueda decir mucho al respecto sin quedar como una mierda…

Y poco después de leer la anterior, me fijé en la que sigue. Solamente de leerla sentí dolor y no se me ha pasado del cuerpo desde entonces…

ColonoscopiaBueno, repetimos lo dicho arriba. Me creería que hay que hacer un esfuerzo económico semejante y meterle la cámara a esta muchacha por el culo sin anestesia, si no hubiera leído lo de las tarjetas black o lo de la venta del Palacio de Pedralbes en la prensa. Pero es que el caso que explico a continuación ya nos demuestra que lo importante no es el ahorro, sino mantener los reinos de taifas de cada uno.

De la misma categoría es un whatsapp que me llegaba por medio de una amiga la semana pasada: a su sobrino de cuatro meses, con determinados problemas desde que nació, necesitan hacerle una serie de pruebas, y debido a la edad del peque no están todas disponibles en su comunidad autónoma. Bueno, pues la Comunidad de Madrid, muy ufana ella, ha decidido que a un crío de cuatro meses es preciso realizarle dos biopsias en lugares distintos bajo anestesia porque una de las pruebas sí que se puede realizar en el lugar de residencia del bebé.  Aparte del desvarío de tener que duplicar dos quirófanos, dos anestesias y dos operaciones (ahorro total, vamos, hace poco una amiga médico decía que la Sanidad tendría que gestionarla un ama de casa con sentido común y leyendo casos como éste, me lo creo), bueno, aparte de eso, que me lío sola hablando, cuando se le comenta al médico de que es un crío muy pequeño para semejante trote y de que además ya ha tenido reacciones negativas a la anestesia, el gran profesional responde muy ufano que la alternativa es hacer la biopsia en Madrid sin anestesia porque total, “es un bebé” (se ve que en su mundo los bebés no sienten dolor… o lo más probable, no le pueden meter una queja, o quejarse en las redes sociales).

Comentario personal cabreado tachado para que parezca que se me ha pasado ponerlo en abierto: a este “señor” y al cabrito del médico que me atendió en el postparto de SG y que decía que el dolor de la cesarea mal cerrada era algo “subjetivo” me encantaría hacerles una operación de fimosis en vivo y también sin anestesia, total es solamente un pellejito subjetivo…

En este último caso están intentando negociar que hagan las dos pruebas en el mismo día, pero si la cosa se tuerce y la familia de mi amiga decide mobilizar el caso en las redes sociales, puede que apele a vuestra colaboración ciudadana en un futuro.

 

Y entre tanta locura, me llega una voz que siempre me dice cosas cuerdas desde ese Buenos Aires querido, que tanto nos gusta tanguear a los dos. Algo que no debemos de olvidar, lo que me lleva a escribir este post aunque yo ahora mismo no tenga nada personalmente de lo que quejarme. Olvidamos que nuestros derechos pasan a ser nuestros a base de reivindicarlos y ejercerlos. Si nos acostumbramos a ellos, si damos por sentado que nos pertenecen, nos estamos acomodando en una situación que no puede durar mucho. No abandonemos la lucha, como buena física creo que gastar energía es la única manera de poner orden en medio del caos.

Manuel

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s